Rockódromo vivió su segunda jornada entre vanguardia, riesgo y funk
  • El segundo día de Rockódromo 2017 estuvo dedicado a la diversidad musical, con homenajes a Violeta Parra a cargo de la Valparraíso Orquesta, el heavy metal de Nunca Seremos Dichosos y la agrupación destacada por Escuelas de Rock y Música Popular en Calama, Non Saltandi.

  • A través de la campaña “Aguódromo”, el festival invita a que los asistentes a los conciertos de los días 4 y 5 de febrero en Plaza Sotomayor puedan donar una botella sellada de agua para ayudar a las zonas afectadas por los incendios en el sur.

En el panorama de los siete días de Rockódromo, la del martes estaba señalada como la jornada de vanguardia y quiebre. El Teatro Municipal de Valparaíso cobijó la segunda noche del festival porteño, organizado por el Consejo de la Cultura a través de su programa Escuelas de Rock y Música Popular, que en su edición número 13 se extiende desde el día lunes 30 de enero hasta el domingo 5 de febrero.

“Esta fue una jornada consagrada a la diversidad musical. Comenzamos homenajeando a Violeta Parra, tuvimos exponentes de los procesos formativos como el que realizó este año Escuelas de Rock en Calama, y nos despedimos con rock y fusión junto a Akinetón Retard, con lo que cerramos la primera parte de este certamen y comenzamos a mirar a los escenarios múltiples y masivos de aquí al día domingo», dijo el Secretario Ejecutivo del Consejo de Fomento de la Música Nacional, Cristian Zúñiga.

Cerca de 700 personas llegaron hasta el recinto de calle Uruguay, que dispuso la platea completa para la noche titulada como «Travesía Musical». El telón se abrió y la primera banda en escena, la Valparraíso Orquesta entregó su lectura desafiante y libre para la obra de Violeta Parra, en el año en que se cumplen 100 años desde su nacimiento.

El programa prosiguió con los representantes del proceso Laboratorio de Producción Musical de Balmaceda Arte Joven Valparaíso, la enérgica banda porteña Fanfarrabias. El sonido funk se extendió hasta la siguiente banda: Non Saltandi, agrupación destacada del proceso formativo desarrollado en Calama por Escuelas de Rock y Música Popular desde 2015. Tras ellos, Nunca Seremos Dichosos -los ganadores del festival Talento Crudo 2016- se encargaron de decir presente por el metal.

Ya alcanzadas las 21:00 horas, el grupo Tryo hizo sentir su condición de emblema local del rock progresivo, destacando su último trabajo “Órbitas”. “Estamos felices en este escenario de Rockódromo, porque estamos de cumpleaños. Son treinta años y es un hito para nosotros que celebramos hoy”, comentó el bajista Francisco Cortez. La noche quedó timbrada por Akinetón Retard: la banda santiaguina salió a cerrar el Teatro Municipal con un show sin pausas y una fusión hiperkinética, para despedir la jornada cerca de las 23:15 horas.

Desde las 16.00 horas, el Parque Cultural de Valparaíso será sede para Winnipeg – Escenario Migrantes, una cita con la creación multicultural, con Juanito Ayala, Pavez y los Inseguros, Afoicuré, Nixo, Ralph Jean-Baptiste, Pamela García, Catalina Jiménez, Franja de Gaza y Cororeando. El día remata en el Teatro Municipal para la tradicional Noche de Culto, con Aguaturbia, Los Mac’s, Al Otro Pueblo, M¡rlo y Matorral.

Aguódromo y limpieza

Las noches de Rockódromo abren con un llamado transversal a todo el festival, que invita a vivir las siete jornadas bajo el lema de la campaña “Yo amo Valpo, yo lo cuido, tú respétalo”.

Además, la organización presentó una iniciativa denominada “Aguódromo”, donde el llamado es a que cada asistente a los conciertos de los días 4 y 5 de febrero en Plaza Sotomayor puedan donar una botella de agua de cualquier formato, sellada. Todo lo reunido viajará en camión hacia las zonas afectadas por el incendio. Una vez ahí, los músicos locales se encargarán de encausar la ayuda en su territorio.

Volver arriba