Festival Confluencia 2018 llegó para quedarse

El Festival Confluencia 2018 inauguró el anfiteatro al aire libre del Museo Regional de Aysén, con música en vivo, en un show de casi 5 horas de duración, que contó con la presencia de unas 200 personas en el primer recital de Escuelas de Rock y Música Popular en la región.

Abrió los fuegos la banda local Déjate ´Skapar, quienes fueron secundados por el conjunto de Puerto Aysén, Oblicua Tara. Más tarde fue el turno de los coyhaiquinos Jaruki y de una visita penquista: Adolescentes sin Edad. Cerraron el espectáculo Lobos Marinos y el Tata Barahona, quien consiguió un momento de gran intimidad. Todos ellos formaron parte de los ciclos formativos de las Escuelas de Rock.

Margarita Ossa, Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Aysén, dijo que “el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera nos ha encomendado como ministerio, fortalecer la circulación de expresiones artísticas y con la posibilidad de que las regiones, en este caso nuestra Región de Aysén, generen festivales de calidad y con una muestra importante de nuestra identidad musical”.

Añadió que “hoy tenemos un Festival Confluencia que resume el trabajo que se viene realizando en Aysén desde 2017. Un ejemplo del alcance de este trabajo ha

sido la participación de la banda Lobos Marinos. Ellos tocaron este año en el Festival Rockódromo de Valparaíso. Allí fueron contactados por la producción del Festival Selvámonos de Perú, hasta donde llegaron a través de un concurso de Ventanilla Abierta de la Seremi de las Culturas de Aysén. En Perú los contactaron los músicos franceses de The Inspector Cluzo, quienes los invitaron a Francia en octubre pasado. Este es buen ejemplo del impacto que tienen los ciclos formativos de las Escuelas de Rock”.

Juan Pablo Aguilera de Jaruki dijo que “estuvo lindo, superlindo, había gente cantando nuestras canciones y estoy supercontento. Es bueno que se haga en Coyhaique para los músicos, para poder mostrar el trabajo que estamos haciendo hace bastante tiempo y un trabajo de calidad. Aprovecho de mandarle un saludo a nuestro guitarrista Leo que hoy no pudo estar, pero que es parte importante de nuestra banda”.

Cristian Torres de Oblicua Tara se sintió ”agradecido de poder tocar porque además el espacio está hermoso. La organización se agradece porque hubo buena disposición, tanto de Escuelas de Rock como de la parte técnica; con los cabros quedamos supercontentos”.

Tata Barahona, formador de Escuelas de Rock, piensa que el show estuvo “maravilloso, he venido muchas veces a Coyhaique así que me estoy sirviendo un plato que me encanta servirme. Genial la recepción de la gente y todas las otras bandas que participaron. Lo encuentro realmente precioso. Además, el ambiente lo hace todo. Me parece fantástico que se esté haciendo este festival y qué bueno que llegue a regiones australes que generalmente se sienten olvidados. Entonces está interesante que se llegue tan lejos yo estoy feliz de participar de este encuentro”

Escuelas de Rock y Música Popular es un programa del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, fundado en 1994. Cuenta con dos componentes principales de acción: Formación y Red Nacional de Festivales. El primero consiste, principalmente, en la oferta de ciclos de formación en producción musical para bandas, músicos y agentes ligados al ámbito de la música popular. El segundo, en una serie de plataformas públicas para la música en vivo que se apoyan fuertemente en los ciclos de formación para conformar su programación, en intercambios regionales e invitados nacionales, como fue el caso de Confluencia 2018.

 

Volver arriba