Niños y niñas del Hospital Regional disfrutaron con cuentacuentos

En la unidad de Pediatría del Hospital Regional de Rancagua se realizó el cierre de las Jornadas de Animación Lectora que organizó el Consejo Regional de la Cultura y las Artes, a través del Plan Nacional de Fomento de la Lectura.

La directora regional del Consejo de la Cultura, Marcia Palma González, explicó que esta actividad estuvo dirigida a niños y niñas que están internos en esta unidad, quienes escucharon durante 10 jornadas, los relatos interactivos de las cuentacuentos Magda Canales, Magdaluna, y Carmen Laborde, Carmensol, quienes forman parte de la Mesa de Literatura del Consejo.

El cierre de esta iniciativa estuvo marcado por la entrega de libros que realizó el Consejo para que quedaran en la Unidad de Pediatría, con el fin de que pudieran ser leídos por las pequeñas y pequeños que transitan por el centro de salud.

Entre los textos entregados –que fueron definidos con el apoyo de la corporación de Desarrollo Pro-O’Higgins- se encuentran ¡Es un libro!, 56 razones para amarte, A todo color, Abracadabra, hechizos, conjuntos y encantos, Descubriendo el mágico mundo de Dalí y Como era yo cuando era bebe, entre otros títulos.

Los libros fueron entregados en un carrito especial para su traslado, facilitando el acceso de los niños y niñas  a este material.

Marcia Palma destacó que durante las jornadas realizadas en el Hospital Regional se tuvo una excelente recepción por parte de los menores y sus padres; tanto en la unidad de Pediatría como en el pabellón de Cirugía Infantil.

“Queríamos traer un minuto de entretenimiento y abstraer un poco a los niños del sufrimiento para que alejaran un poco el pensamiento del dolor  que están padeciendo por su enfermedad, lo cual los ayuda a la sanación, porque además del cuidado médico es importante reforzar el cariño y dedicación”, señaló Marcia Palma, quien agregó que “ha sido una experiencia muy enriquecedora, porque además también han participado los papás”.

Por su parte, el doctor Carlos Ureta señaló que “me pareció muy interesante y novedoso, sobre todo por las implicancias que tiene. La lectura es un puente a otros mundos, un mundo de ideas del pensamiento, donde podemos encontrarnos con historia, ciencia, matemáticas o filosofía y eso nos permite enriquecer varias áreas de nuestro pensamiento, nuestros mapas mentales, nuestra creatividad y nuestro vocabulario”.

Carlos Ureta agregó que “leer nos hace un poquito más inteligentes, entonces promover eso en los niños es crucial, además que les permite desarrollar mayores herramientas  para afrontar este momento porque no es grato estar hospitalizado. Se siente dolor y uno no sabe lo que va a ocurrir de un momento a otro, entonces la lectura se transforma en un alivio”.

A la actividad de cierro asistieron otros profesionales del centro de salud, además de la Coordinadora Regional de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Dibam, Elizabeth Sepúlveda Lepe.

Volver arriba