“Genoma Urbano” invita a mirar la ciudad desde otra perspectiva

La fundamentación del proyecto consigna a la nueva ciudad como un elemento orgánico, que pareciera crecer viralmente, arrastrando vicios que se pueden anunciar y denunciar, cuestionando y explorando en lugares enajenados de lo cotidiano. La inauguración de la muestra se realizará el miércoles 10 de septiembre, a las 19:00 horas en Balmaceda Arte Joven, abierta a toda la comunidad.

Se trata de un proyecto fotográfico autoral, del artista Carlos Avello, que rescata mediante la fotografía cenital, los emplazamientos de los nuevos barrios en las grandes ciudades, registro a través del cual, el espectador podrá observar el crecimiento de la ciudad y sus contradicciones frente al ambiente natural, geográfico y urbanístico.

“Genoma Urbano”, proyecto que cuenta con apoyo de Fondart Regional, se inaugura el miércoles 10 de septiembre, a las 19:00 horas en Balmaceda Arte Joven.

Pasajes en el límite de lo rural, límites duros, sitios baldíos, carreteras portuarias, sectores industriales anexos a vecindarios, acumulaciones de desecho, emplazamientos marginales, configuran la muesta compuesta por 28 obras gravitantes en formato mayor.

“La idea es mostrar cómo la ciudad avanza y “come” los espacios naturales, humedales, bordes de lagunas, borde del río, entre otros, generando «fronteras» e hitos contradictorios, producto de límites fríos y serializados. Detrás de estos límites aparecen los espacios “terrenos de nadie”, solo dispuestos a ser adquiridos por la conurbación de un plan regulador especulativo propio del crecimiento económico y habitacional en nuestra región y país”, argumentó el fotógrafo Carlos Avello.

De esta forma, el proyecto posibilita a los ciudadanos comunes y las nuevas audiencias que se formen visualmente mediante el acceso a la visualidad de la ciudad desde otra perspectiva.

“Presentar esta temática visual, como trabajo autoral fotográfico en la región del Bío Bío, propicia un análisis fotográfico desde las regiones, de cómo habitamos, nos relacionamos y sobrellevamos una calidad de vida que no necesariamente es la que elegimos”, agregó el responsable del proyecto.

Estos límites que registran las fotografías, demuestran en detalle fotográfico, un documento exacto de desborde hacia la naturaleza, como si ésta fuera una cáscara que se invade sin contemplación, con diversos elementos que no armonizan, ni integran respetuosamente al medio natural. Incursionar en busca de este pasa por descubrir los nuevos emplazamientos de las viviendas y barrrios de clase media que niegan el acceso hacia una visión de integración humana con la geografía que ofrece la región.

Volver arriba