Editoriales independientes buscan formas creativas de acercarse a sus lectores
  • Un conversatorio sobre editorialidad en la región se llevó a cabo a través del facebook live @culturasbiobio en donde participaron 5 editoriales independientes que este año se adjudicaron financiamiento del Fondo del Libro y la Lectura, en su categoría Fomento a la industria.
  • En la oportunidad se lanzó el ejemplar número 5 de Revista Isla, fruto del trabajo colaborativo de las editoriales locales Almacén y Dostercios.

Un año con librerías y bibliotecas funcionado de forma intermitente han sido un duro golpe para la cadena del libro, afectando a grandes y pequeñas editoriales de todo el mundo. Las editoriales independientes de la región también han visto obstaculizado su trabajo, ya que el confinamiento y las restricciones sanitarias han impedido hacer lanzamientos, ferias, encuentros o cualquier actividad asociada a difundir el libro y la lectura de forma presencial. Sin embargo, han buscado formas creativas de llegar a sus lectores a través de despachos a domicilios, clubes lectores, lanzamientos de libros digitales e instancias de encuentro online.

“Nosotros hemos trabajado la modalidad de clubes de lectura. Durante el año pasado las cuatro autoras de nuestro catálogo fueron socializadas en diferentes sesiones y la virtualidad, en ese sentido nos entregó un desafío, pero también un regalo, porque nos permitió conectarnos con lectores de distintos puntos del país” explica Paulina Cofré de Vísceras, una editorial que nace el 2018 y se plantea como un agente cultural que apela a la descentralización de la cultura del libro, trabajando desde Concepción y participando preferentemente en instancias regionales.

La seremi de las Culturas, Carolina Tapia destacó la importancia de este espacio de conversación con editoriales independientes “la pandemia hizo que de un momento a otro la virtualidad o lo digital adquiera protagonismo en el campo de la interacción social, tanto en el consumo cultural como en el intercambio de ideas y conocimiento. Esta instancia de conversación es generada en el marco del Plan Nacional de la Lectura, cuyo objetivo es hacer de Chile un país de lectores y para lograrlo es necesaria la articulación de todos los agentes e instituciones que conforman el ecosistema del libro y la lectura”.

Desde la vereda del diseño y las artes visuales, Felipe Oliver, de Almacén Editorial cuenta que la revista Isla la hicieron en pandemia, justamente como un ejercicio de resistencia a lo digital y que la repartían en Plaza Perú cuando se daban las condiciones para hacerlo.  Y es que, como su nombre lo indica, esta editorial se concibe como un espacio abierto, a “escala humana” donde la idea es crear espacios cercanos y de intercambio que vayan más allá del libro, agrega Oscar Concha, también de Almacén: “Nos interesa el cómo diseñamos, cuáles son las ideas o pensamientos que queremos hacer circular y cómo nos relacionamos con nuestros pares que están trabajando en lo mismo.”

Desde esta perspectiva, Patricio Zeiss, de editorial Dostercios, que busca promover diálogos desde las arquitecturas y las artes, cuenta que en sus inicios hacían entrevistas grabadas en video y luego pasaron a imprimir, por lo que su primer acercamiento a la edición viene desde lo audiovisual y que esas ganas de explorar la siguen manteniendo hasta hoy. “También veíamos el trabajo que estaba realizando Almacén Editorial y nos llamaba la atención el tema de las artes visuales y cómo se estaba hablando de la calle y de la ciudad”. Es así que este año publicarán el libro Mercado Central, que viene a sumarse a su colección que cruza las artes con la arquitectura. También apostarán por la difusión digital y potenciar su distribución de libros a través del comercio electrónico.

Para Darwin Rodríguez, de Al Aire Libro, editorial de Tomé que tiene 11 años de trayectoria, lo que se conoce como el ecosistema del libro es algo que no está totalmente construido en la región y que entonces “podría ser súper importante lo digital, porque puede jugar un rol potente en la medida de articular todas estas iniciativas editoriales y de producción, alcanzando otros territorios”. Este año planean dinamizar el sitio web para ofrecer una mejor vitrina a los autores locales publicados.

Natanael Pereria de NovenoSur, editorial que pone énfasis en la narrativa gráfica y la literatura mapuche, explica que publicaron dos libros en formato digital como una forma de llegar a lectores de distintas partes de Chile y cruzar fronteras, “explorar lo digital nos permitió además trabajar el tema bilingüe, porque no teníamos restricciones con la cantidad de páginas, lo que nos permitió abaratar los costos.” Explica que fue una apuesta que se ve retribuida porque, “uno juega con el romanticismo de hacer un libro que perdure en el tiempo y ahora podremos publicar estos dos libros (Anma Libro de cuentos Ilustrados y Cuando Cae la Noche) en forma impresa, gracias al fondo del libro.”

Industria del libro en el Biobío

En la región del Biobío hay más de 20 editoriales independientes, que en su conjunto contribuyen a la dinamización cultural y a descentralizar la producción y circulación de bienes culturales. Cada una imprime su propio sello, sin embargo, les une la capacidad de autogestión que requieren para ser parte de la industria del libro y la lectura. Una demostración de esta diversidad se deja leer en las 17 editoriales consideradas en un Catálogo de Editoriales Independientes de la Región del Biobío, publicación que se realizó el año 2019 y que fue financiado por la Seremi de las culturas, las Artes y el Patrimonio.

El surgimiento de numerosas editoriales pequeñas y microeditoriales en las últimas décadas es uno de los fenómenos más llamativos del campo editorial contemporáneo. Pese a ello, muchas veces el trabajo de los editores independientes encuentra escollos para su financiamiento o distribución. “Yo celebro el crecimiento que ha tenido el campo editorial independiente” dice María José Veloz de Vísceras, “aunque a veces es un poco desalentador ver que algunos no prosperan por lo precario del campo en que te mueves. Nosotras mismas por el anhelo de sacar nuestras primeras publicaciones recurrimos a nuestros amigos, familiares e hicimos rifas para costear los costos de imprenta. Afortunadamente, este año, con la adjudicación de los fondos del libro tendremos una preocupación menor en ese sentido y eso nos va a permitir abocarnos al trabajo de edición”. Es así que publicarán cuatro poemarios y rescatarán dos novelas cortas de la escritora chilena Inés Echeverría, “Miserias Ocultas” y “La hora de queda”.

Links de Interés:

Catalogo de editoriales: https://issuu.com/culturabiobio/docs/catalogoeditoriales2019-web.

Editorial Dostercios. https://dostercios.cl/

Almacén Editorial. http://almaceneditorial.cl/v1/

Vísceras Editorial. Instagram: @visceraseditorial

Editorial NovenoSur. https://novenosur.cl/

Editorial Al Aire Libro https://alairelibro.com/

Volver arriba