Director invitado dará cuenta de la versatilidad de la Orquesta de Cámara de Chile
  • El maestro chileno, Felipe Hidalgo, será el encargado de conducir al elenco del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, con un repertorio que homenajea al compositor Wolfgang Amadeus Mozart, durante las próximas presentaciones en Requínoa, Calle Larga y el Centro de Internación Provisoria del SENAME en San Bernardo.

“Me siento muy cómodo con este elenco, entre sus integrantes tengo amigos, ex alumnos, profesores y colegas, lo cual hace muy agradable el trabajo, hay cariño” comienza el director, Felipe Hidalgo, quien cambió el violín por la batuta de conductor, gracias a la motivación recibida del propio José Antonio Abreu, músico venezolano fundador del “Sistema”, método que ha inspirado la creación y desarrollo de orquestas y coros juveniles e infantiles en el mundo entero.

“Mi intención es poner en relevancia la versatilidad de esta orquesta, cuya conformación permite abordar repertorios tanto sinfónicos y como de cámara; así también, destacar el discurso operático presente en toda la producción de Mozart”, explica Hidalgo, agregando que “las Serenatas (Nocturna y n°11), fueron escritas para ambientes íntimos, pero con distintos instrumentos, una de cuerdas frotadas y otra para vientos; mientras que en la “Haffner” se apreciará la energía, virtuosismo y la dinámica mozartiana”, cuenta Hidalgo.

Además de los conciertos en el Teatro Municipal de Requínoa (29/08, 19 hrs) y en la Parroquia Nuestra Señora de la Merced de Calle Larga (31/08, 19 hrs), la Orquesta de Cámara de Chile (OCCH) se presentará en uno de los Centros de Internación Provisoria del SENAME en la comuna de San Bernardo. “El rol social que tiene la OCCH, en cuanto elenco estatal, le obliga a adaptarse permanentemente a distintos escenarios y públicos, lo que otorga una impronta especial y única”, declara Felipe Hidalgo, quien reconoce como un desafío emocional e intelectual enfrentar a un público de menores de edad privados de libertad, “apuesto a poder motivarlos con la música de Mozart, que siempre llega a todos, no cansa”.

El repertorio guarda una pequeña sorpresa, se trata de “Vocalise” de Sergei Rachmaninoff, una obra inspirada a partir de los ejercicios de vocalización que realizan los cantantes para preparar sus cuerdas vocales antes de cantar. “Existen varias versiones de esta pieza del período post-romántico, al que pertenece este gran músico ruso. Escucharemos la partitura escrita para violín y orquesta, que nos permitirá apreciar otro tipo de melodía durante la velada”, cierra Hidalgo.

Volver arriba