Cultura Selknam revive en Centex con exposición de Gastón Pérez Araya
  • La muestra incluye réplicas de máscaras y distintos utensilios utilizados por la cultura que vivió en Tierra del Fuego.  La inauguración se realizará este jueves 6, al mediodía, en Galería Antesala del Centro de Extensión (Plaza Sotomayor 233).

Diferentes tipos de máscaras, arcos, flechas y otros artefactos de la cultura Selknam son los que dan vida a la exposición Historia y Naturaleza en las Manos del artista magallánico, Gastón Pérez Araya, iniciativa que está montada en la Galería Antesala del Centro de Extensión del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Centex, y que tendrá su hito inaugural este jueves 6 de junio al mediodía.

Gastón Pérez Araya es Maestro Artesano en madera e investigador autodidacta de la cultura Selknam, con más de 28 años de trayectoria. Se inició en el conocimiento de la cultura ancestral de los Selknam como una necesidad de aprender de su vida y costumbres, y como una manera de proyectar ese saber a las generaciones presentes y futuras.

La muestra incluye réplicas de utensilios utilizados por la cultura Selknam, que habitó Tierra del Fuego hasta principios del siglo XX. Con respecto a las máscaras, el artista afirma que “en la confección respeté color, forma, tamaño, la materia prima usada fue madera nativa de Tierra del Fuego, la razón es la durabilidad. Originalmente, las confeccionaban con la piel del cuello del guanaco y corteza de árbol vivo”.

El artesano agrega que “con estas réplicas pretendo difundir y entregar en forma didáctica a los estudiantes y la comunidad aspectos importantes de una raza que pobló por siglos la legendaria y misteriosa Isla de Tierra del Fuego”.

La muestra estará de forma permanente en la Galería Antesala de Centex hasta el día 14 de julio. Plaza Sotomayor 233, Valparaíso.

Los selknam

Fue un grupo étnico que habitó durante milenios en la inhóspita Isla Grande de Tierra del Fuego, Región de Magallanes y de la Antártica Chilena.

Los selknam organizaron su vida nómade en torno a linajes o unidades de parentesco que vivían principalmente de la recolección vegetal y cacería de guanacos.

En ocasiones especiales, como la iniciación de jóvenes –conocida como la ceremonia del Hain– o la despedida de los muertos, se reunían en ceremonias en las que los espíritus eran encarnados por hombres enmascarados y pintados.

La colonización, que llegó al territorio hacia fines del siglo XIX marco su trágico destino. La instalación de estancias ovejeras, enfermedades foráneas y cazadores de indios sellaron de manera irreversible su extinción.

Fotografías: Lorena Ulloa Jara

Volver arriba