Educación artística / Metropolitana / Música PUBLICADO EL 11 ENERO, 2022 Talento Artístico FAE: Estudios avanzados de bajo eléctrico en Colegio Artístico Sol del Illimani

  • En el corazón de la Villa O’Higgins de La Florida, se desarrolló el Proyecto FAE, que benefició a Carlos Muñoz para mejorar sus habilidades con el bajo.

Pasadas las 10 de la mañana, Carlos Muñoz, ingresa a la sala en que lo espera su profesor, Miguel Pérez. Ambos, comienzan afanosamente a conectar los cables de sus bajos a los parlantes. Afinan los instrumentos. Suenan perfectamente. Parte la lección y se produce la magia. La clase de “técnica, armonía e improvisación en el lenguaje del jazz” se imparte en medio de un colegio ubicado en plena Villa O’Higgins de La Florida.

Lo anterior, es el resultado de un trabajo colaborativo en el Colegio Artístico Sol del Illimani y la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región Metropolitana, mediante el Fondo de Fomento del Arte en la Educación, año 2021. Así lo mencionó, el jefe de UTP Coordinación Artística del establecimiento, Paulo Albornoz: “Estos proyectos son una instancia de trabajo colaborativo y de inyección de recursos muy interesante, que nos permite seguir desarrollando el plan de formación artística de la escuela”.

Este curso, que se enmarca en la modalidad de Talentos Artísticos del FAE, tiene como objetivo principal impulsar los estudios avanzados de música de Carlos Muñoz, estudiante de cuarto medio, que sueña con ser un gran artista y músico. En sus tiempos libres se dedica a mejorar y perfeccionar su habilidad con el bajo. Carlos Muñoz, comenta que agradece esta oportunidad, porque le gusta tocar, componer y reconoce que: “Definitivamente este colegio me ayudó mucho, casi todo lo que sé de música y bajo, es gracias la enseñanza de este lugar”.

Sin embargo, este no es el primer FAE que beneficia a esta escuela desde su fundación en el año 2014. El “Ensamble Latinoamericano Víctor Jara”, la “Comparsa del Sol”, la “Banda Atelier” (de jazz y música popular) y los “Encuentros de Creación” son solo ejemplos de esta inyección de recursos que va directamente en favor de los niños, niñas y jóvenes que se educan en el establecimiento.

Sobre este tipo de instancias, el profesor externo de bajo, Miguel Pérez, comenta que sirven para “anticipar el aprendizaje profesional para que cuando, por ejemplo Carlos ingrese a la educación superior, llegue con un mejor nivel, en cuanto a procesos y dinámicas de estudio con los instrumentos y la música en general, lo cual es muy valioso”; además agrega que “estos cursos abarcan conocimientos desde primer y hasta tercer año de estudios superiores en instrumentos, lo que es casi una experimentación profesional”.