Jornada de Formación de Formadores del Programa CECREA comparte metodología con docentes
  • CECREA se implementó en la región de Coquimbo durante el segundo semestre del año 2016.

En la jornada, los facilitadores, además de los docentes de los Colegios Carlos Condell de La Haza de La Serena y Claudio Arrau de Coquimbo, conocieron, vivenciaron y experimentaron la metodología CECREA, basada en dinámicas participativas, lúdicas y creativas con enfoque de derechos, entendiendo a los niños, niñas y jóvenes como ciudadanos y ciudadanas con voz, voto y gran participación.

Sandra Tacuma es una de las facilitadoras que ya ha trabajado en otros ciclos del Programa dentro de la región de Coquimbo, que además celebra la labor del CECREA y valora este encuentro que permitirá seguir expandiendo la iniciativa. “Me parece una excelente idea, porque es la forma que este programa, que tiene tantas cosas maravillosas, pueda llegar a más niños, niñas y jóvenes”, comenta.

De la cita también participó Max Ropert, de la Fundación Carmen Goudie, para observar y aprender más del método de trabajo, pese a que él conoce el programa desde el año 2016, esta es la primera vez que participa de una experiencia con facilitadores. “Súper contento de participar de estas instancias que son de interacción, de compartir ideas, visiones, de actuar en conjunto, poder poner en juego los elementos que se quieren después llevar al trabajo con los niños, niñas y jóvenes”, señaló.

CECREA es la abreviación de Centros de Creación, programa que ejecuta el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, donde el eje está puesto en los niños, niñas y jóvenes como protagonistas, y en la importancia de los procesos creativos de aprendizaje por sobre los resultados. Es clave la experimentación libre y autónoma, donde el error y el equivocarse es parte crucial del conocer y de desarrollar un pensamiento crítico, por eso, es fundamental el posibilitar la colaboración y el aprendizaje conjunto.

María Rebeca López, docente del Colegio Carlos Condell de La Haza, del sector de Las Compañías, agradece la oportunidad de participar, ya que en este ciclo el Programa CECREA llevará Laboratorios a su establecimiento, y a otros del mismo sector de La Serena. “Estoy bien contenta, vengo con hartas expectativas para poder incorporarlas dentro de mi quehacer pedagógico, poder ampliarme, de hecho tengo muchas cosas que aprender, a pesar de que estoy a siete años de jubilar, yo siento que nunca es tarde para seguir aprendiendo nuevas técnicas y rutinas con los niños, niñas y jóvenes”, agregó.

CECREA promueve el derecho a imaginar y crear, de ciudadanos y ciudadanas, de 7 a 19 años, a través del desarrollo de procesos creativos de aprendizaje y la generación de capacidades creativas, que emergen de la convergencia entre distintas disciplinas o temáticas. Es a través de esta experiencia en lo diverso (artes, ciencias, tecnologías y sustentabilidad y sus infinitos posibles cruces) donde se busca estimular y propiciar el desarrollo de la creatividad de forma colectiva, participativa y en el territorio, estableciendo en niños, niñas y jóvenes relaciones flexibles, sensibles y ricas con el mundo que les rodea.

Desde sus orígenes, el CNCA está trabajando en todas las regiones del país en un proceso de instalación y consolidación de las Artes y la Cultura en la Educación, abordando diversas problemáticas y necesidades ya manifestadas por la ciudadanía y por los estudiantes. “Desde el año 2014, este trabajo ha considerado una notable y constante innovación en lo programático y metodológico, correspondiendo al programa CECREA la tarea de instalar nuevas miradas, no tan solo en temas de Artes y Cultura en Educación sino también en cuanto a los procesos creativos de los niños, niñas y jóvenes, desde una mirada amplia y multidisciplinaria, integrando todos los ámbitos del conocimiento”, finalizó Fernando Graña, Director Regional (s) del CNCA Coquimbo.

El programa, busca desarrollar procesos que permitan el fortalecimiento de un pensamiento divergente y creativo, donde todas las particularidades puedan tener cabida. Una mirada donde el niño, niña y joven transite -a través de la creatividad- a una ampliación de sus habilidades y capacidades a partir una postura ética. Se trata de poner todo el potencial del ser humano en función de un aprendizaje cuyo foco sea el respeto por el entorno, el amor a la diferencia que representa el otro, y la colaboración.

Volver arriba