Escuela de Danzas Zíngara de Coyhaique presenta su plan de gestión a la Seremi de Culturas Aysén

La Seremi de las Culturas de la Región de Aysén, Margarita Ossa, conoció en terreno el trabajo de la Escuela de Danzas Zíngara de Coyhaique, que ha llevado adelante un plan de gestión, a pesar de la pandemia, financiado por el Programa Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras en su línea de Apoyo de Espacios Culturales, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

El equipo de Zíngara presentó su plan de gestión, tras un controlado acceso al espacio, según las normas que rigen por la emergencia sanitaria.

Margarita Ossa valoró el trabajo multidisciplinario que se desarrolla en este lugar y las posibilidades del trabajo colaborativo que se han dado en estos tiempos de confinamiento.

Porque el Espacio Zíngara no solo desarrolla proyectos en torno a disciplinas como la danza. También otros artistas, como el titiritero venezolano Damián Antíguez y la Escuela de Teatro Austral, han concretado talleres y actividades.

Para la Seremi de Culturas Aysén, Margarita Ossa, “la danza es en esencia presencial, por su fuerza y movimiento, y el mérito es mayor en este caso pues han debido reformular sus creaciones y adaptarse a las plataformas. Es un espacio para la reinvención y estamos muy satisfechos como Ministerio de las Culturas de que  estos fondos del Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras se estén gestionando de esta manera”, agregando que “es un trabajo maravilloso, hay acciones conjuntas con la Mesa de Danza de la Región de Aysén, un proyecto de Enlacemos la Cultura, que pudimos financiar este 2020, en que se ha relevado el papel de la mujer en el territorio aysenino. Quiero destacar -sobre todo- el trabajo colaborativo e internacional, en este caso, pues participan artistas de Venezuela, España, Argentina, Chile”.

La bailarina Ivon Lejonagoitia dirige el Espacio Zíngara y admite que “al comienzo fue complicado. Sobre todo porque en este proyecto nuestra zona de confort siempre fue la danza y cuando decidimos postular este proyecto a esta línea (Apoyo de Espacios Culturales), la idea era abarcar mucho más que las Artes Escénicas y poder trabajar colaborativamente con más compañeros de la región. Puedes así ante bonito y entretenido».

Ivon añade que “esto ya se ha convertido en un maravilloso estudio de grabación donde podemos armar y desarmar, modificar según los talleres o las funciones o los conversatorios que se estén grabando en ese momento. Se ha convertido en un proyecto muy bonito y le tenemos mucho cariño porque hemos aprendido mucho con nuestro equipo de trabajo. El Espacio Zíngara siempre se abrió a otras artes, pero nos animamos a postular a esta línea porque sabíamos que iba a  ser algo muy entretenido y la idea fue que no fuéramos solamente nosotras las que nos beneficiáramos. Ese fue el corazón del proyecto: que mucha gente se pudiera beneficiar en esta época que nos estaba tocando”.

Volver arriba