Consejo de la Cultura y municipio de Alto Bío Bío levantarán Casa de la Cultura Pehuenche con proyecto participativo con loncos y dirigentes

Se trata de una ruca comunitaria cuya construcción será financiada mediante el Programa de Financiamiento de Infraestructura Cultural del CNCA.

El ofrecer un espacio donde se comparta el mate, la conversa y el kimun o conocimiento de la cordillera, es el principal objetivo del proyecto de la ruca comunitaria o casa de la cultura pehuenche del Alto Bío Bío, iniciativa desarrollada por la Municipalidad comunal y que cuenta con el financiamiento y apoyo del Consejo de la Cultura.

Desde sus inicios, el proyecto ha contado con el respaldo de un proceso participativo impulsado por el área de Pueblos Originarios del CRCA, que ha incluido a loncos y dirigentes pehuenches, con el fin de recoger sus opiniones y conocimientos para el mejor desarrollo y pertinencia de la ruca comunitaria.

Las obras serán solventadas a través del Programa de Financiamiento de Infraestructura Cultural Pública y/o Privada del CNCA y su gestión será apoyada a través de iniciativas que resulten de programas como Red Cultura, de la misma institución.

En tanto, durante la segunda semana de febrero se realizó la última reunión de validación del diseño de la Winkul Ruca Kimun, ocasión en la que participaron el alcalde Nivaldo Piñaleo, representantes del Consejo de la Cultura, los pu lonco Orlando Levi de Aukin Wallmapu, Juan Rosales de Ralco Lepoy y Gabriel Beroíza de El Barco. También estuvieron María Curriao, presidenta de Aukin Wallmapu y un representante de Aillin Mapu.

El alcalde Piñaleo destacó del proyecto que «es un gran logro para la comuna, en donde podremos celebrar nuestras ceremonias con mayor comodidad, compartir una comida o guardar nuestras pertenencias cuando estamos haciendo trámites en Ralco; un lugar de encuentro en donde estaremos más cómodos y felices participando y viviendo nuestra cultura», señaló.

En la ocasión Los pu lonco y dirigentes solo hicieron un par de correcciones: alargar un poco más la ruca y que el entorno que antes estaba diseñado en piedra y cemento, fuese de tierra y pasto para «estar más en contacto con la mapu», señalaron.

El proyecto busca desarrollar un dialogo armónico con su entorno inmediato, tanto en su  emplazamiento urbano, utilización de materiales, y pertinencia de usos. Contempla la arquitectura del paisaje y la habilitación del terreno, incluidos rellenos, extensión de servicio básicos y construcción de obras que garanticen la sostenibilidad e independencia del proyecto.

La superficie edificada será de 74 m² en ruca y 180 m2 en módulo administrativo. Además, se desarrollarán obras en arquitectura del paisaje en 1500 m2.

Volver arriba