Cultura abraza a los niños y niñas de la Escuela de Callaqui
  • Exitosa y emotiva jornada se vivió ayer en la comuna de Alto Biobío gracias las actividades artísticas que la Seremía de las Culturas llevó para los niños y niñas, tras el incendio que destruyó por completo la Escuela de Callaqui. La comunidad artística de la región atendió el llamado y se movilizó para apoyar emocionalmente a las familias afectadas.

Iniciando el mes de junio un incendio destruyó por completo la Escuela de Callaqui de la comuna de Alto Biobío, afectando a 145 estudiantes, 45 de ellos ocupaban el internado del establecimiento, y donde trabajan 35 personas. Afortunadamente el siniestro no dejó personas lesionadas, pero el impacto emocional de la destrucción se mantienes hasta hoy.

Sin embargo, distintos instituciones públicas activaron una plan de contingencia para instalar una escuela modular de emergencia, trabajo que muestran un 90% de avance, y es posible que concluyan durante la primera semana de julio cuando concluye el período de vacaciones de invierno.

La seremía de las Culturas del Biobío, atendiendo este llamado y como una forma de contribuir a superar el impacto emocional que provocó el incendio en la comunidad, organizó un evento cultural y artístico dirigido, particularmente, a los niños y niñas de Alto Biobío y sus familias.

La Seremi de las Culturas, Paulina García indicó que “apenas se dio a conocer la tragedia, donde los más afectados eran niños y niñas de comunidades pehuenches, convocamos a la comunidad artística para apoyar a las familias afectadas con lo que mejor hacen, llevar el arte y la cultura para superar con alegría este difícil momento. Este es una gran abrazo que nosotros queremos dar con acciones artísticas y culturales, y aportar en la contención emocional, producto de una experiencia muy traumática para todos los estudiantes, particularmente para los que ocupaban el internado, ya que era su casa durante la semana”.

El director de la Escuela de Callaqui, Víctor Valdez, luego de poco más de dos semanas de lo ocurrido, aún se mantiene consternado por la situación. “El sólo hecho de ver este lugar desolado, por mucha fuerza que uno tenga, pasa la cuenta en lo emocional, así que bienvenidas todas la manos y agradecerle a la Seremi que haya traído actividades culturales. Si bien acá en Alto Biobío se habla mucho de cultura, como la cultura pehuenche, actos artísticos existen muy pocos, y que los niños y niñas tengan esta posibilidad de ver danza, teatro, cuenta cuentos, es algo que se agradece”.

Por su parte, la Gobernadora del Biobío, María Teresa Browne, es una de las autoridades que más presencia ha marcado por esta situación, ya que “se trata de familias de muy escasos recursos, que viven muy lejos y que la escuela era su entorno, el lugar donde ellos compartían al igual que sus familias. Fue un impacto muy grande para la comunidad, y creo que este tipo de iniciativas artísticas es algo realmente fantástico. El apoyo no sólo tiene que ser con cosas materiales, la cultura es muy importante para el desarrollo de los niños y niñas”.

En el centro cívico de Alto Biobío, en la biblioteca de la comuna se instaló un público, que tuvo que adelantar sus vacaciones de invierno, para presenciar una programación diversa que incluyó títeres con la Compañía “Pirimpilo”, de Lientur Rojas; cuenta cuentos, con la Compañía “La Libélula Coja”; y danza moderna con el elenco de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y del Ballet Folclórico de Los Ángeles, que llevó cuadros latinoamericanos.

 

       

Volver arriba