Masiva jornada de Rockódromo 2018 en Valparaíso
  • Cerca de 7.000 personas llegaron al Parque Alejo Barrios para participar de la 14a versión del festival Rockódromo. 

Era la principal novedad de esta edición y en la cancha concretó las expectativas: el festival Rockódromo de Valparaíso, organizado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes a través de su programa Escuelas de Rock y Música Popular, entró a la recta final de su edición número 14 con una jornada masiva en el Parque Alejo Barrios. Las canchas de tierra de Playa Ancha, por primera vez epicentro de Rockódromo, reunieron a cerca de siete mil personas en los momentos de mayor convocatoria -Camila Moreno, Moral Distraída, Gondwana- y diez mil en total que llegaron a disfrutar de un festival público  de música, con entrada liberada y de aproximadamente 11 horas de música en vivo en tres escenarios.

El Ministro de Cultura, Ernesto Ottone Ramírez, comentó: “En este Rockódromo confluyen bandas y artistas que han sido parte de los procesos de formación de las Escuelas de Rock y Música Popular por todo el país, como parte de las acciones de la Política Nacional del Campo de la Música 2017-2022. Estamos muy felices con la gran convocatoria que hemos tenido, una vez más Valparaíso recibe a Rockódromo, ahora en un nuevo y masivo lugar, y se consolida como un festival que forma parte de la identidad del puerto”.

“Es primera vez que estamos en un lugar tan grande como el Parque Alejo Barrios y la verdad es que cumplió con creces. El público llegó en familia y agradeció la diversidad en sus escenarios. Nos confirma la particularidad de este festival: aquí se pueden intercalar agrupaciones consagradas con bandas jóvenes que llegan desde ciclos formativos de Escuela de Rock y Música Popular”, comentó Cristian Zúñiga, director del certamen y Secretario Ejecutivo del Consejo de Fomento de la Música Nacional.

El festival Rockódromo se extiende desde el jueves 1 de febrero, cuando inauguró sus cuatro días de música con entrada liberada en una jornada que abrió con el Premio Nacional de Literatura Raúl Zurita al frente de la banda González y los Asistentes, y que remató con “La Noche en los Balcones: 10 años”. Conservatorios, una serie de actividades de industria, conciertos nocturnos: todo en cuatro días que cierran este domingo con un segundo día en que se esperan las actuaciones de más elencos de Escuelas de Rock y Música Popular, además de consagrados como La Floripondio, Mauricio Redolés, Movimiento Original y Pascuala Ilabaca, entre otros.

Tres bandas, 11 horas

Así, la primera banda en salir a la cancha fue la joven agrupación Acoustic on Fridays, ganadores del concurso Debándate del diario La Cuarta, en la cual compitieron sólo agrupaciones cuyos integrantes cursan enseñanza media. Los de la Región Metropolitana entregaron un set de 25 minutos, para dar el pase al Kawéskar, banda ganadora del festival Talento Crudo.

Ya pasadas las 15 horas, comenzaron a circular las bandas seleccionadas durante los ciclos formativos de Escuelas de Rock y Música Popular: MalaFlor desde Talca, Andrómeda y sus Astros desde Iquique, Fata Morgana del ciclo formativo realizado en Concepción, Amaranth, directo al puerto desde Valdivia.

Luego fue el turno del primer número internacional de la jornada: Dillo llegó hasta el Parque Alejo Barrios tras un convenio que Rockódromo abrochó en 2017 con el Estado de Brasilia. Y a continuación, la banda Solución Violeta salió a representar a Valparaíso, utilizando el cupo que ganaron en el ciclo de formación realizado en Valparaíso por Escuelas de Rock y Música Popular. La Bandalismo, institución porteña con 35 años de trabajo, armó un carnaval de bronces y bailes.

Álvaro Peña -el músico más veterano en esta edición del festival, con 74 años-, fue homenajeado con la “Copa Tierra de Músicos” a 40 años desde la publicación de  “Drinking my own sperm”, una pieza fundamental en la historia del punk. “Extraordinario, porque Rockódromo empezó muy pequeño, muy chico. Y hoy vemos esta calidad de músicos, desde muy jóvenes hasta viejos como yo”, dijo el músico tras su presentación. La Escuela de Producción Musical dijo presente en el certamen, entregando sus minutos a Romina Núñez, Jonathan Caroca y No Bailo. Matinê Meia Noite desde Brasil dio paso a una muestra en vivo del trabajo que realiza el programa Liberando Talanto en centros penitenciarios y de Sename.

Cerca de las 21.30 horas, Camila Moreno marcaba un lleno en el Escenario Pacífico. “Yo no digo cosas que no pienso: Valparaíso es el mejor lugar del mundo para tocar y hoy lo vamos a dar todo”, compartió la artista. Siguió Lobos Marinos, trío de Coyhaique y anotados en Rockódromo mediante un cupo de formación de Escuelas de Rock y Música Popular para la Región de Aysén .

Moral Distraída despachó “El Menú” y de ahí en más el baile no soltó a las cerca de siete mil personas frente al escenario Pacífico. Cuarenta y cinco minutos después, los de “Mango con petazetas” daban el pase al escenario vecino. Desde Rapa Nui, la agrupación de reggae Tumu Tapu tendía la mesa para cierre: Gondwana, con el porteño MC Jona al frente, la banda más importante del reggae en Chile tocó una hora, hasta el cierre de la jornada sabatina de Rockódromo 2018.

Volver arriba