Ministro Cruz-Coke revela cifras del real aporte de la Cultura a la Economía y anuncia el primer Mapeo de Industrias Creativas

En el Segundo Seminario de Cultura y Economía, organizado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, el Secretario de Estado dio a conocer cifras -hasta ahora inéditas- que demuestran que el sector aporta un 1.6% al PIB, superando incluso a áreas como la pesca. Cruz-Coke, quien inauguró el Seminario junto a su […]

  • En el Segundo Seminario de Cultura y Economía, organizado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, el Secretario de Estado dio a conocer cifras -hasta ahora inéditas- que demuestran que el sector aporta un 1.6% al PIB, superando incluso a áreas como la pesca.
  • Cruz-Coke, quien inauguró el Seminario junto a su par de Hacienda, Felipe Larraín, anunció además el Primer Mapeo de Industrias Creativas, que permitirá conocerlas y determinar su potencial de crecimiento, tal como ya se hace a nivel internacional. 

Con importantes anuncios comenzó el segundo Seminario de Cultura y Economía, organizado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, que se está desarrollando hoy en Santiago, con la presencia de importantes invitados extranjeros y dos ministros de Estado: el titular de Cultura, Luciano Cruz-Coke y su par de Hacienda, Felipe Larraín.

El Seminario, que busca reflexionar acerca del rol de la Cultura en el desarrollo económico y social del país, incluyó el análisis de experiencias extranjeras en voz de sus protagonistas, como el ex Ministro de Cultura de Brasil, Juca Ferreira; la directora de Film New Zealand, Gisella Carr; y el director de Creative England y ex asesor del gobierno laborista, John Newbigin. También se expusieron casos de innovación cultural, con novedosos sistemas de financiamiento, como el crowdfunding, expuesto por el fundador de la plataforma IndieGoGo, o la exitosa Tarjeta Espectacular de Uruguay.

El encargado de abrir el Seminario fue el australiano David Throsby, considerado una de las máximas autoridades académicas a nivel internacional en el tema del aporte de la Cultura al desarrollo económico, quien propuso el concepto de “desarrollo sustentable”.

El Ministro Luciano Cruz-Coke llamó a reconocer “que la cultura es capaz de contribuir al crecimiento económico, a la vez que contribuye al desarrollo humano de la sociedad”. Para respaldar sus palabras, el Secretario de Estado presentó las primeras conclusiones de la Cuenta Satélite de Cultura, una radiografía económica de un sector que tradicionalmente no se considera en la medición del PIB, y que arrojó sorpresivas conclusiones. “Tenemos los primeros estudios que nos señalan que la cultura no es sólo el sector del permanente subsidio, sino uno relevante para el desarrollo económico”, dijo. Reveló: “El sector cultural contribuyó un 1,6% al PIB de 2009, lo que implica mayor peso que el sector pesquero y equivalente al sector comunicaciones”. Cruz-Coke destacó también que la Cultura en Chile genera más de 240 mil empleos, un 2,3% de la fuerza laboral del país, concentrado principalmente en pequeñas y medianas empresas que facturan el 1,4% de las ventas totales de las empresas en Chile (US$7.507 millones en ventas).

Esta Cuenta Satélite será profundizada con el primer Mapeo de Industrias Creativas, que el Consejo de Cultura ya está preparando y que considera un análisis detallado de sectores tradicionalmente conocidos como culturales, tales como artes visuales, cine, televisión, música, medios de comunicación, publicidad, turismo patrimonial, moda o diseño, más cualquier área en la que la creatividad sea importante, como la industria del software.

“Este Mapeo de Industrias Creativas en Chile permitirá caracterizarlas, tal como se ha hecho a nivel internacional, estableciendo su aporte económico, reconociendo a los principales agentes involucrados, interpretando las lógicas de funcionamiento de su cadena productiva y determinando su potencial de crecimiento económico y las brechas existentes para alcanzarlo”, dijo el Ministro Cruz-Coke, aludiendo a un tipo de medición que nació en Inglaterra en 1998, causando sorpresa, pues gracias a ella se estableció que ese grupo de industrias representaba nada menos que el 4% de la actividad económica inglesa total, derribando la percepción que el sector es dependiente de los subsidios estatales sin aportar a la vida económica.

CUATRO CAMINOS

El Ministro de Cultura reconoció también que existen brechas en cuanto a comercio exterior (las importaciones superan a las exportaciones en varios millones de dólares, principalmente por la compra de tecnología) y falta de equidad en el consumo cultural. Como ejemplo citó que el quinto quintil invierte en promedio $4.813 en cultura al mes, mientras el primer quintil destina $46.460 mensuales a ese ítem.

Cruz-Coke agregó que el aporte del Estado a la Cultura ha ido creciendo sostenidamente con el tiempo, pero el aporte del sector privado sigue siendo muy bajo, en una proporción de 95% de presupuesto público versus un 5% de donaciones privadas con incentivo tributario.

“Desde el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes estamos impulsando cuatro caminos principales de trabajo para lograr el desarrollo del sector cultural como parte del desarrollo económico y humano, buscando siempre la construcción de una sociedad integral”, anunció Cruz-Coke, quien aclaró que “este camino considera por una parte un rol directo del Estado como impulsor activo, pero también facilita el empoderamiento de la sociedad civil y de los gestores y emprendedores del ámbito cultural”.

El primer camino es el incentivo a la participación de la sociedad civil en cultura, principalmente a través de la renovada Ley de Donaciones Culturales. “El Gobierno ha decidido hacerse cargo de una reforma esperada por años y hemos enviado al Congreso la mayor ampliación que ha tenido esta ley y que está en su primer trámite legislativo en la Cámara de Diputados”, dijo. La reforma a la llamada Ley Valdés también fue comentada por el Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien destacó que es un gran incentivo para el fomento al desarrollo cultural y a las pymes culturales y también coincidió en los puntos desarrollados por su par de Cultura.

Cruz-Coke agregó que, según los primeros resultados de la Cuenta Satélite de Cultura, en 2009 había más de 30 mil empresas culturales en Chile. “Las pymes culturales son actores fundamentales para el desarrollo del sector. Y para el fomento de su actividad en el tiempo, hemos propuesto incluirlas como beneficiarias de donaciones en la reforma a la Ley”, destacó Cruz-Coke.

La segunda acción concreta es la consolidación de una red de infraestructura cultural en todo el país, que incluye 5 grandes teatros regionales y 51 centros culturales, contando los insulares de Rapa Nui y Chiloé. Esta red “facilitará la circulación a nivel nacional de las obras de nuestros creadores y el goce del público a lo largo del territorio”, dijo el Ministro. Un buen ejemplo del impacto social que provoca la instalación de un centro cultural de esta red es el de Alto Hospicio, que en 7 meses de funcionamiento ha revolucionado a la comunidad.

El tercer camino es el fortalecimiento de las instituciones culturales. “Sabemos bien el difícil escenario que enfrentan, con las precariedades presupuestarias y las dificultades de gestión, de financiamiento y de permanencia en el tiempo, cuando son, precisamente, las que deben mediar la relación entre creadores y públicos”, reconoció Cruz-Coke, anunciando un cambio en los Fondos de Cultura, que a partir de este año incluyen una línea de apoyo a mediano plazo a organizaciones culturales en dos escalas: medianas y pequeñas. “Proponemos un compromiso de mayor plazo entre el Estado y las instituciones, en el que podamos pactar metas, conjuntamente señalar beneficiarios y luego de un tiempo razonable verificar resultados, a través de una postulación abierta y democrática a todas las instituciones culturales del territorio nacional y no sólo aquellas surgidas en Santiago”, afirmó.

Este sistema es similar al de países como Estados Unidos, Reino Unido o Nueva Zelandia, donde en general los recursos públicos se destinan a instituciones culturales, tal como lo refrendaron algunos de los invitados internacionales al Seminario. “En Chile ocurre que los fondos de Cultura están principalmente orientados a individuos, lo que puede explicar en parte los problemas que ha tenido el país en fomentar hábitos de consumo cultural sumado a una preeminencia de exhibición gratuita no focalizada, lo que ha devenido en una tendencia a considerar innecesario el pago de un emolumento mínimo por un espectáculo cultural y ha influido en la calidad de los productos culturales financiados”, afirmó el Ministro.

Finalmente, el cuarto camino anunciado por Cruz-Coke son las Estadísticas en Cultura. “Contar con insumos estadísticos y datos confiables permite no sólo focalizar los recursos públicos, sino también reconocer empíricamente la contribución del sector cultural al desarrollo económico y social”, dijo Cruz-Coke. El inédito Mapeo de Industrias Creativas no es el único instrumento que desarrollará el Consejo de Cultura. Junto al Centro de Microdatos de la Universidad de Chile y en coordinación con el INE y otras instituciones públicas, se está trabajando en generar un Marco de Estadísticas Culturales que permitirá contar con una Infraestructura de Datos Espaciales (IDE).

“La información y la evidencia empírica de la realidad a través de estadísticas es la forma responsable de crear políticas públicas en materia cultural que nos permitan medir en un mediano plazo avances en esta materia, saber a cuántas personas impacta y los efectos que tiene en el sector y en las industrias. Contar con estos datos es el primer paso para definir las estrategias e instrumentos que desde el Estado permitan apoyar su crecimiento y sustentabilidad en el tiempo”, remató el Ministro Cruz-Coke.

Volver arriba