CNCA ha entregado 480 millones para la reconstrucción patrimonial en la Región de Valparaíso

El programa de Apoyo a la Reconstrucción del Patrimonio y los Fondos de Cultura han beneficiado a 10 inmuebles de la región para la recuperación de propiedades dañadas por el terremoto.

Diez proyectos han logrado financiamiento en la Región de Valparaíso, por parte del Consejo Nacional de la Cultura, durante los últimos dos años, para la reconstrucción de inmuebles patrimoniales que fueron afectados por el terremoto de 2010, así como también por otras circunstancias.

Entre los primeros beneficiados se cuentan la recuperación de la Biblioteca Severín de Valparaíso, la reconstrucción de la cúpula ornamental de la Iglesia Las Carmelitas de Viña del Mar (ambos con obras ya terminadas), además de la Iglesia La Matriz.

“Una de las prioridades del Consejo de Cultura es aportar a la recuperación del patrimonio material de nuestro país, es por ello que el año pasado reeditamos el programa de Apoyo a la Reconstrucción, que ya había beneficiado a tres importantes edificios patrimoniales de la zona, para favorecer ahora a cinco inmuebles más”, señala Macarena Berríos, directora regional del Consejo de la Cultura.

El Programa de Apoyo a la Reconstrucción el año 2011 invirtió 180 millones de pesos, mientras que para este 2012 considera una inversión de 253 millones de pesos beneficiando a inmuebles de Valparaíso, Putaendo, Cartagena y El Melón.

En tanto, los Fondos Cultura han permitido la inversión en rescate y restauración patrimonial de importantes obras de arte de Viña del Mar, como las esculturas del Palacio Vergara ($ 8 millones) y este año 2012 permitirán  la recuperación y restauración de esculturas de mármol del Teatro Municipal ($ 8.500.000).

“En total el CNCA en la región de Valparaíso ha invertido en los últimos dos años 480 millones de pesos, lo que sumando a la inversión privada permitirá recuperar importantes inmuebles que constituyen el patrimonio histórico de nuestra región”, destaca Macarena Berríos, directora regional del Consejo de la Cultura y las Artes.

Programa de Apoyo de para la Reconstrucción

Dos de los cinco proyectos ganadores del Fondo del Programa de Apoyo a la Reconstrucción del Patrimonio del año 2012 pertenecen a la comuna de Valparaíso: la restauración de la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús (120 millones), que implica una intervención integral de reparación y reconstrucción, a través de equipos especializados en las áreas de conservación y restauración de bienes patrimoniales; y la restauración y conservación de la Batería Esmeralda de Valparaíso, presentado por la Corporación del Patrimonio Marítimo de Chile (35 millones) y que operará sobre la única fortificación en casamata construida en Chile. Data de 1879 y actualmente conserva un 90% de su estado original.

En tanto, en las otras comunas destacan las obras de reparación de la cubierta de la Iglesia San Antonio de Padua de Putaendo (62 millones), que contempla el arreglo de muros con fisuras y pérdida de materialidad, la reconstrucción y refuerzos de muros de albañilería y la solución en losas con presencia de humedad; y la restauración de la casa de Vicente Huidobro de Cartagena (47 millones), que busca reparar aquellos daños estructurales ocasionados por el terremoto del 27/F en la casa que habitó el poeta hasta sus últimos días, con el objetivo de contar con un espacio seguro para la exhibición del valioso patrimonio cultural que ésta concentra.

Además se cuenta la reparación de la torre del Campanario de la Parroquia Santa Isabel de Hungría, en El Melón (7 millones), proyecto encabezado por la Orden Padres Carmelitas Descalzos que permitirá reparar los daños sufridos por la torre del campanario tras el sismo, incluyendo la reparación de fisuras y grietas con desprendimiento, ornamentación, pintura, entre otros.  

El Programa de Apoyo a la Reconstrucción del Patrimonio del Consejo de la Cultura y las Artes tiene como propósito, en su segunda etapa, apoyar la reparación de inmuebles dañados de todo el país no sólo de las regiones más afectadas por el terremoto y tsunami de febrero de 2010, sino también de todas aquellas localidades que presentaban deterioros en sus obras patrimoniales por diferentes razones,  como el desgaste por el paso del tiempo, la falta de conservación o por los destrozos producidos por incendios.

En esta segunda etapa, se amplió la cobertura del programa a todo el país, de manera de contrarrestar la carencia de recursos destinados a la reconstrucción patrimonial. Esto debido a que muchos inmuebles a lo largo de nuestro territorio han sufrido catástrofes naturales anteriores al 27/F, mostrando una permanente falta de conservación, daños naturales y otras razones de deterioro, como incendios, por ejemplo.

Volver arriba