Director invitado lucirá la versatilidad de la Orquesta de Cámara en concierto de Requínoa

“Me siento muy cómodo con este elenco, entre sus integrantes tengo amigos, ex alumnos, profesores y colegas, lo cual hace muy agradable el trabajo, hay cariño”, comienza el director Felipe Hidalgo, quien cambió el violín por la batuta de conductor, gracias a la motivación recibida del propio José Antonio Abreu, músico venezolano fundador del “Sistema”, método que ha inspirado la creación y desarrollo de orquestas y coros juveniles e infantiles en el mundo entero.

“Mi intención es poner en relevancia la versatilidad de esta orquesta, cuya conformación permite abordar repertorios tanto sinfónicos y como de cámara; así también, destacar el discurso operático presente en toda la producción de Mozart”, explica Hidalgo, agregando que “las Serenatas (Nocturna y n°11), fueron escritas para ambientes íntimos, pero con distintos instrumentos, una de cuerdas frotadas y otra para vientos; mientras que en la “Haffner” se apreciará la energía, virtuosismo y la dinámica mozartiana”, cuenta Hidalgo.

La seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Lucía Muñoz Sandoval, comentó que en la Región de O’Higgins, la Orquesta de Cámara ya se ha presentado en Navidad y Malloa, con un marco importante de público, y este miércoles 29 de agosto se suma un nuevo concierto, esta vez, en el Teatro Municipal de Requínoa, a las 19 horas. La entrada es liberada.

Rol social

“El rol social que tiene la OCCH, en cuanto elenco estatal, le obliga a adaptarse permanentemente a distintos escenarios y públicos, lo que otorga una impronta especial y única”, declara Felipe Hidalgo, quien reconoce como un desafío emocional e intelectual enfrentar a un público de menores de edad privados de libertad, “apuesto a poder motivarlos con la música de Mozart, que siempre llega a todos, no cansa”.

El repertorio guarda una pequeña sorpresa, se trata de “Vocalise” de Sergei Rachmaninoff, una obra inspirada a partir de los ejercicios de vocalización que realizan los cantantes para preparar sus cuerdas vocales antes de cantar. “Existen varias versiones de esta pieza del período post-romántico, al que pertenece este gran músico ruso. Escucharemos la partitura escrita para violín y orquesta, que nos permitirá apreciar otro tipo de melodía durante la velada”, cierra Hidalgo.

Volver arriba