Información institucional

El Departamento de Educación y Formación en Artes y Cultura, tiene como misión diseñar, gestionar y apoyar programas, procesos y/o políticas en educación y de formación en artes y cultura. Las funciones y atribuciones que le otorga la Ley 21.045, que crea el Ministerio de las Cultruas, las Artes y el Patrimonio son:

“8. Fomentar y colaborar, en el ámbito de sus competencias, en el desarrollo de la educación artística formal y no formal como factor social de desarrollo”.

A su vez, la Política Nacional de Cultura 2017 – 2022 cuenta con las siguientes orientaciones y objetivos estratégicos referidos a la materia en sus páginas 130 y 131:

“i) Una educación integral que considera a las artes, la cultura y el patrimonio como componentes fundamentales en el desarrollo de las personas y de la comunidad.

  • Promover la valoración de la educación en arte y patrimonio como herramienta fundamental para el desarrollo humano.
  • Fortalecer la diversificación de los contenidos artísticos, culturales, y patrimoniales en el currículum escolar, considerando los saberes tradicionales, populares y locales.
  • Incentivar la inclusión y el desarrollo de herramientas innovadoras desde la educación artística, cultural y patrimonial para el sistema educativo formal y no  formal, considerando el entorno digital.
  • Potenciar el trabajo colaborativo entre la comunidad educativa y los artistas, cultores/as, mediadores/as y espacios de educación artística no formal, para fortalecer los procesos educativos de forma integral.
  • Impulsar la revitalización de las lenguas de los pueblos indígenas.

j) Procesos innovadores y diversos de mediación cultural, artística y patrimonial, para una ciudadanía activa y en pleno conocimiento de sus derechos culturales.

  • Fomentar el desarrollo profesional de los mediadores y gestores para contribuir a la participación cultural de la ciudadanía en todo el territorio.
  • Desarrollar herramientas para la formación de públicos para las artes de todas las edades, orientado al disfrute y la participación cultural como un derecho, con foco en aquellas en condición de vulnerabilidad social o con baja participación cultural.
  • Articular redes entre espacios culturales y espacios educativos a nivel local, para promover la apreciación cultural, artística y patrimonial con pertinencia territorial.
  • Generar estrategias regionales para el reconocimiento y valoración del patrimonio por parte de la ciudadanía en general, desde la primera infancia, hasta la adultez mayor.”
Volver arriba