Atención a la Ciudadanía
Encuéntranos:
Facebook
Twitter
Flickr
Vimeo

Ley de Donaciones Culturales

La Ley de Donaciones con Fines Culturales, artículo 8 de la ley N°18.985, es un mecanismo que estimula el apoyo privado de empresas o personas en el financiamiento de proyectos artísticos y culturales. Apunta a promover el desarrollo cultural del país, poner a disposición de la cultura nuevas fuentes de financiamiento y a fomentar el acceso a la ciudadanía de proyectos artísticos, patrimoniales y culturales.

A través de esta ley se estimula la colaboración pública-privada para el desarrollo cultural, en la medida en que establece que el Estado y el sector privado participen en el financiamiento de los proyectos culturales que se acogen a este beneficio.

El Fisco aporta al financiamiento mediante un crédito equivalente -en casi la totalidad de los casos- a la mitad de la donación, lo que significa en la práctica una renuncia del Estado al cobro de esta parte del tributo.

El año 2013, el Presidente de la República, Sebastián Piñera Echenique, promulgó la mayor reforma en los veinte años de existencia de la ley de Donaciones con Fines Culturales. Esta reforma multiplica el universo de donantes, amplía el número de beneficiarios, extiende los plazos de ejecución de los proyectos, permite la comercialización de los bienes que surjan de los proyectos y amplía la fiscalización para resguardar el buen uso de la ley.

Visita el sitio web de la Ley de Donaciones Culturales

Modificaciones de la Nueva Ley

El principal objetivo de la nueva ley es aumentar la participación de la sociedad civil en el desarrollo cultural de nuestro país.

Con ese propósito, se establecieron cinco directrices: incorporar nuevas categorías de donantes, aumentar los beneficiarios, establecer una mejor fiscalización, aumentar el  plazo para ejecutar los proyectos y posibilitar la comercialización de los bienes que surjan de los proyectos en la medida que cumplan con las retribuciones culturales, que para cada tipo de proyectos se establecen en la ley.

  • Donantes y beneficiarios: si antes podían hacer uso de esta ley solo empresas que tuviesen utilidades o contribuyentes del impuesto global complementario, con la reforma aprobada se incorporan como nuevos donantes, aquellas empresas que en su ejercicio tributario anual presenten pérdidas, a los contribuyentes del impuesto único de segunda categoría, a los contribuyentes del impuesto adicional, y a los contribuyentes del impuesto a la herencia. En cuanto a los beneficiarios, a las corporaciones y fundaciones, organizaciones comunitarias, juntas de vecinos, bibliotecas y museos abiertas al público, el Consejo de Monumentos Nacionales y universidades e institutos profesionales se suman ahora los propietarios de inmuebles sobre los cuales recaiga algún tipo de declaratoria patrimonial, para para poder repararlos y restaurarlos, y la Dibam.
  • Comercialización: Una innovación fundamental dice relación con que, a partir de la entrada en vigencia de la nueva ley, los bienes que surjan de los proyectos acogidos a donaciones culturales podrán comercializarse, debiendo, eso sí, dar cumplimiento a la figura de la retribución cultural a la comunidad que la ley incorpora para posibilitar un mayor acceso de la comunidad a estos proyectos. Así, por ejemplo, un proyecto audiovisual deberá entregar una licencia al CNCA para su exhibición pública o los proyectos editoriales tendrán que otorgar un porcentaje de la edición de libros para distribución pública, sin que ello afecte la legítima y necesaria comercialización de dichos proyectos.
  • Plazos de ejecución: En referencia a los plazos de ejecución de los proyectos, antes de la aprobación de la nueva ley regía un período de dos años desde la aprobación de la propuesta. Con la reforma éstos se amplían a tres años y, además, se establece un plazo de hasta 12 meses –previo a esos tres años- para que el beneficiario, una vez aprobado el proyecto, pueda promoverlo ante eventuales donantes sin que esté corriendo aún el plazo de ejecución.
  • Comité Calificador de Donaciones Culturales: El Comité da un paso importante en la incorporación de la sociedad civil, al incluir como miembros a dos representantes de las organizaciones culturales, artísticas, de urbanismo o arquitectura y patrimoniales y a un Premio Nacional de Artes. A los antiguos integrantes (el Ministro de Cultura, un representante  del Senado y otro de la Cámara de Diputados y un representante de la Confederación  de la Producción y el Comercio) se une un representante del ministerio de Hacienda.
  • Fiscalización: Cada año se deberá entregar información actualizada al Comité sobre el estado de avance de los proyectos y, eventualmente, si es que hubieran hecho uso de los recursos para fines distintos a los que se aprobó en el proyecto, se implementa la facultad al comité para determinar la devolución del beneficio, además de establecerse sanciones a beneficiarios que pudieran hacer mal uso que, por supuesto, no afectarán al donante.

Descargar: 

Secretaría Ejecutiva Comité Calificador de Donaciones Culturales

Dirección: Ahumada 11, 9° piso. Santiago.

Secretario Ejecutivo: Óscar Agüero Woods
Correo Electrónico: oscar.aguero@cultura.gob.cl
Teléfonos: 02-26189085

Profesional de apoyo: Carolina Espinosa
Correo electrónico: carolina.espinosa@cultura.gob.cl
Teléfono: 02-26189139

Profesional de apoyo: Leonardo Mosso Zepeda
Correo electrónico: leonardo.mosso@cultura.gob.cl
Teléfono: 02-26189060

Secretaria: Daniela Vidal Valero
Correo electrónico: daniela.vidal@cultura.gob.cl
Teléfono: 02-26189223

      Documentos relacionados

      Centro de Documentación

      Ver más

      Consejo Nacional de la Cultura y las Artes
      Gobierno de Chile
      Dirección Valparaíso: Plaza Sotomayor 233. Teléfono: (32) 232 6400.
      Dirección Santiago: Paseo Ahumada 11, Pisos 9, 10 y 11. Santiago. Teléfono: (2) 2618 9000 / 9001
      Contáctanos: Formulario de atención ciudadana
      Política de Privacidad