Región de Valparaíso tiene nueva política cultural para el período 2017-2022
  • El documento fue elaborado en instancias participativas ciudadanas y aprobado por el Consejo Regional de Cultura.

El Consejo Regional de la Cultura y las Artes publicó en su sitio web la nueva “Política cultural de la Región de Valparaíso 2017-2022”, que es el resultado de un proceso participativo que se desarrolló en las diferentes provincias y cuyo documento final fue aprobado de manera unánime por el Consejo Regional de Cultura conformado por Ricardo Ruiz, Ricardo Rojas, Guillermo Stoltzmann, Todd Temkin y Andrés Brignardello

La Política Cultural Regional orienta la política pública en cultura y abarca los próximos cinco años (por lo que trasciende al gobierno de turno), facilitando la planificación, definición de lineamientos y prioridades que posibiliten abordar la tarea del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de manera integral, efectiva y pertinente a cada territorio.

Su elaboración es el resultado de un extenso y profundo proceso de participación que convocó de manera abierta a los actores relacionados con el arte, la cultura y el patrimonio, además de la ciudadanía cultural, quienes se reunieron y abordaron las necesidades, demandas, visiones críticas y propuestas, para elaborar estas nuevas políticas.

Es así como entre estas instancias se cuentan la Convención Regional de Cultura realizada en junio de 2017; las jornadas participativas provinciales de Marga Marga, Petorca, San Felipe-Los Andes, Quillota y San Antonio; encuentros sectoriales con servicios públicos y actores estratégicos, también con los sectores de artesanía, artes escénicas y artes visuales; mesas técnicas con representantes del folclore y medios de comunicación; jornadas desarrolladas con las economías creativas, así como también de educación artística; la reunión del Consejo para el Desarrollo Patrimonial de la Región de Valparaíso; un diálogo participativo del patrimonio; y un encuentro con niñas, niños y jóvenes realizado en Cecrea de La Ligua; lo que en su conjunto permitieron abordar la población regional para que pudiera ser parte de este proceso y expresar su voz también en temas específicos.

El director (s) del Consejo Regional de Cultura, Patricio Cerda, plantea que “la formulación de las políticas culturales, implica un proceso en el cual la comunidad creativa se hace parte de una construcción colectiva, donde las personas y organizaciones son sujetos activos de su desarrollo, entendiendo la cultura como un derecho y no sólo la apreciación y consumo de bienes y servicios culturales. Es una de las pocas áreas donde quienes participan (artistas, gestores comunidad) pueden hacerlo en cada una de las etapas de la cadena de valor del sector cultural”.

Respecto a esta nueva política el consejero regional de Cultura de la zona de Aconcagua, Ricardo Ruiz, expresa: “Valoro muchísimo el esfuerzo que realizó durante este año el Consejo de la Cultura de Valparaíso de llegar a todo el territorio, a todas sus provincias, para construir una política cultural regional representativa de las necesidades y anhelos de los ciudadanos. Este proceso participativo, donde los diversos actores tienen el espacio y el tiempo para entregar su aporte, hace que las políticas públicas sean más sólidas y que además tengan sentido para los habitantes de la región, ya que se hizo en base a lo que ellos plantearon y responde a las necesidades que los mismos actores del mundo cultural detectan en cada una de sus comunas y provincias”.

Por su parte Bernardo Zamora, director ejecutivo de la Corporación La Matriz, quien participó en dos instancias de este proceso, también destaca “en primer lugar  el componente participativo: por entregar un espacio de intercambio de experiencias y opiniones de diversas instituciones, organizaciones culturales, fomento cultural o personas naturales que desean aportar al proceso de construcción de la política pública en cultura, y, en segundo lugar, la importancia de los temas discutidos en un proceso que incumbe a todo el mundo cultural, especialmente del ámbito regional”.

La formulación de las políticas culturales, implica un proceso en el cual la comunidad creativa se hace parte de una construcción colectiva, donde las personas y organizaciones son sujetos activos de su desarrollo, entendiendo la cultura como un derecho y no sólo la apreciación y consumo de bienes y servicios culturales. Es una de las pocas áreas donde quienes participan (artistas, gestores comunidad) pueden hacerlo en cada una de las etapas de la cadena de valor del sector cultural.

PRINCIPIOS Y EJES

La Política Cultural tiene un enfoque de derechos y territorio y se orienta a partir de los siguientes principios:

  • Promoción de la diversidad cultural: Reconocer y promover el respeto a la diversidad cultural, la interculturalidad y el reconocimiento de la dignidad de todas las culturas e identidades, como valores fundamentales.
  • Democracia y participación cultural: Reconocer que las personas y comunidades son creadores de contenidos, prácticas y obras con representación simbólica, con derecho a participar activamente en el desarrollo cultural de país; y al acceso social y territorialmente equitativo a los bienes, manifestaciones y servicios culturales.
  • Patrimonio como bien público: Reconocer que el patrimonio cultural, en toda su diversidad y pluralidad, es un bien público que constituye un espacio de reflexión, reconocimiento, construcción y reconstrucción de las identidades múltiples y colectivas.
  • Reconocimiento cultural de los pueblos indígenas: Reconocer, respetar y promover la cultura de cada pueblo originario, sus prácticas ancestrales, sus creencias, su historia y su cosmovisión, teniendo especial consideración por el desarrollo de la cultura, las artes y el patrimonio cultural indígena.
  • Libertad de creación y expresión, protección de derechos laborales y valoración social de creadores y cultores: Reconocer y promover el respecto a la libertad de creación y expresión de creadores y cultores. Promover también el respeto a los derechos laborales, así como de la protección de sus obras, de quienes trabajan en los ámbitos de las artes, la cultura y el patrimonio.
  • Memoria histórica: Reconocer a la memoria histórica como pilar fundamental de la cultura y del patrimonio intangible del país, que se recrea y proyecta a sí misma en un permanente respeto a los derechos humanos, la diversidad, la tolerancia, la democracia y el Estado de Derecho.

A su vez la política se estructura en base a los ejes de “Participación y acceso a las artes y las culturas”, “Fomento de las artes y las culturas”, “Formación y sensibilización artística y patrimonial de la ciudadanía”, “Rescate y difusión del patrimonio cultural”, “Puesta en valor de espacios culturales ciudadanos” y “Reconocimiento de los pueblos indígenas”.

Entre los desafíos que identifica la nueva Política Cultural, y en el contexto de la instalación del Ministerio de las Culturas las Artes y el Patrimonio, figuran el fortalecimiento del vínculo y coordinación de la institucionalidad cultural regional con los municipios de la región, las corporaciones municipales, los gobiernos regionales y las organizaciones sociales, para generar alianzas público privadas, de carácter estable, que promuevan la planificación conjunta, garanticen la trasparencia y resguarden la eficiente asignación y distribución de los recursos públicos; apuntando además a una mejor articulación con la “Estrategia de desarrollo regional” del Gobierno Regional, que pone el énfasis en la puesta en valor, difusión e integración de la diversidad cultural de la región, reconociendo y favoreciendo las expresiones locales de cultores, artistas, comunidades de pueblos indígenas, para su proyección regional, nacional e internacional.

También se plantea la nueva política el desafío de fortalecer la participación ciudadana en la gestión cultural local, para el desarrollo de los ámbitos artístico y cultural; y en el ámbito productivo, propone que se afiance la relación del CRCA con instituciones vinculadas al fomento productivo, con el objetivo de generar planes de trabajo intersectorial de mediano y largo plazo; por último, en cuanto a la generación de conocimiento sobre el territorio, se identifica la necesidad de fortalecer las distintas instancias para la reflexión e investigación en torno a la cultura, las artes y el patrimonio regional.

El documento completo de las políticas culturales se distribuye de manera impresa y ya se encuentra a disposición de la ciudadanía en el siguiente sitio web:  www.cultura.gob.cl/politicas-culturales/regionales

Volver arriba