Estudiantes de prekínder de Alto Hospicio aprendieron los secretos de la fotografía
  • La iniciativa se inició en el mes de junio donde los preescolares a través del juego y el arte fueron adentrándose en el mundo de la fotografía logrando retratarse entre ellos de acuerdo a las técnicas aprendidas.

Alrededor de 30 alumnos de pre kínder del Liceo Pablo Neruda, de Alto Hospicio, participaron del proyecto “Explorando más allá de un click” del Programa Acciona del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, actividad cuyo cierre fue una exposición de fotografías tomadas por ellos luego de aprender los conceptos básicos de la fotografía.

Francisco Alcayaga Mota, publicista y fotógrafo fue el artista gestor de esta experiencia que inició desde el mes de junio, en el cual trabajó junto a la educadora de párvulos Catalina Orquera y su apoyo técnico Camila Ardiles,  “hicimos un proceso en que los niños fueron adentrándose en la fotografía. Básicamente empezamos a jugar a ser fotógrafos, en todo ese proceso aprendimos los tipos de planos y fotos conocidas a nivel mundial” explicó Francisco.

El resultado de los meses de trabajo fue una muestra de distintos retratos fotográficos, en el pasillo del pre kínder, donde los niños se fotografiaron entre sí mostrando los distintos tipos de planos, desde el general hasta el específico.

Técnica

Francisco, que por segundo año se desempeña como tallerista Acciona, explica que su método fue acercarse a los niños desde lo lúdico, “Todo empezó como un juego, en un comienzo hicimos cámaras de juguete les empecé a enseñar los distintos tipos de planos y cómo componer una foto. Luego en cada clase empecé a traer un trípode y una cámara donde practicaban cada tipo de plano en pareja, se fueron fotografiando y jugando”.

La educadora de párvulos Catalina Orquera, considera provechosa la experiencia de trabajar este proyecto junto con un artista, “fue un proyecto bastante interesante para los niños. Ha sido muy beneficioso por que se acercaron a la cultura y aprendieron del mundo de la fotografía, a través del juego, ellos vieron su progreso  en el día a día. Trabajar con un artista fue un placer, este es mi primer año en este establecimiento y encontrarme con este tipo de proyecto fue bastante bueno. Hicimos un buen equipo entre los tres  y logramos un buen trabajo que pudimos mostrar.

Trabajar con un artista es entretenido y diferente a la pedagogía tradicional. Él entrega esta entretención que podemos dar a los niños, colabora en la parte valórica y artística que en los niños se despierta por su propia curiosidad. Personalmente aprendí al igual que los niños a descubrir el mundo de la fotografía, el descubrir al mirar una fotografía que su plano tiene un nombre, que es algo más que su contenido” concluyó.

Volver arriba